Los proyectos de inversión constituyen los pilares para el crecimiento y la generación de nuevos negocios, motivo por el cual, merecen un análisis y una gestión adecuados que permitan optimizar el proceso de asignación de recursos y el posterior seguimiento y control de estas inversiones.

Existen innumerables ejemplos de tomas de decisiones de inversión suboptimizadas, informales, sin consideración de aspectos financieros básicos, que conllevan a situaciones no deseadas: elección de proyectos de inversión con menor rentabilidad que otras alternativas posibles; falta de consideración de las necesidades de financiamiento, que en muchas oportunidades definen el fracaso de un proyecto de inversión; ausencia de mecanismos de seguimiento y control de las inversiones, que a través de mediciones periódicas, permitan identificar los desvíos en relación a lo presupuestado y tomar las medidas correctivas al respecto, entre otros.

La intuición o pálpito sobre un negocio, son necesarios, pero no suficientes por sí solos, para garantizar la rentabilidad de las inversiones. Si estas cualidades de los inversores son acompañadas de un asesoramiento adecuado, como el que brinda GEI Consultora, que comprenda la aplicación de técnicas financieras a disposición y facilite la ejecución y seguimiento de las mismas, las posibilidades de éxito aumentan considerablemente.